Infección alimentaria por el virus de la hepatitis A

hepatitis-a

Infección alimentaria por el virus de la hepatitis A

Estos días ha aparecido en la prensa la noticia de un brote de hepatitis A de origen alimentario originado en un restaurante de Palma.

hepatitis ALa hepatitis A es una enfermedad vírica que afecta al hígado. Se puede transmitir por ingestión de alimentos, bebidas contaminadas o por contacto directo con personas infectadas. El contagio se asocia con malas condiciones sanitarias, aguas no potables o mala higiene personal.

Una buena higiene es la única medida para evitar la transmisión de la enfermedad de la hepatitis A y extinguir un brote.

Un manipulador portador del virus de la hepatitis A o que haya tocado alguna superficie donde está el virus (un alimento crudo, una superficie contaminada, etc.), si no tiene una correcta higiene de manos puede pasarlo a los alimentos o a los utensilios que utilice, las manetas de las caámaras o de las puertas y de ahi?, por contaminación cruzada, a cualquier alimento.

La inactivación total del virus se consigue por esterilización del alimento. La actividad viral, sin embrago, se inhibe al llevar un alimento a ebullición durante, al menos, 15 minutos.

A temperaturas de 4oC, puede permanecer estable durante meses y en congelación (-20oC), mantiene su infectividad durante años. Por eso, ante un brote de origen alimentario es necesario eliminar TODOS los alimentos que hay en cámaras frigoríficas y congeladores.

El virus también se inactiva siguiendo el protocolo de limpieza y desinfeccio?n de hortalizas de consumo en crudo con las concentraciones de 100 ppm de cloro activo y 15 minutos.

Los alimentos que se han relacionado más frecuentemente con brotes de hepatitis A son: mariscos (especialmente bivalvos), ensaladas, frutas frescas, batidos de frutas, sandwich fríos…

En las cocinas, la prevención pasa por llevar estrictamente las pautas de manipulación higiénica

  1. Lavado de manos frecuente y siempre antes de iniciar cualquier tarea de manipulación.
  2. Concienciar a todo el equipo de la importancia del lavado de manos, porque si unos lo hacen y otros no, por contaminación cruzada cualquiera puede contaminarse.
  3. Cocinar adecuadamente los alimentos. Los alimentos poco cocinados pueden mantener el virus.
  4.  Evitar consumir alimentos crudos.
  5. Desinfectar todas las hortalizas que se consumen en crudo.
  6. Si se recalienta comida, superar los 700C en toda la masa del alimento.
  7. Después de cocinar, servirlo inmediatamente o meterlo en la cámara.
  8. Lavar y desinfectar los utensilios, recipientes y tablas de corte correctamente.
  9. No volver a congelar alimentos que se hayan descongelado.

Más información en: Conselleria de salut – Gover de les Illesa Balears


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies